sábado, 29 de septiembre de 2012

Mi lamento



A mis primos: Gracia, Jesús, David y Álvaro.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Mi primera novela

Ahora que en estos días, La ciudad de los ojos grises ya anda casi sola, no puedo evitar acercarme a ese rincón de mi estantería donde descansan los libros que he publicado y acariciar sus lomos.
Espero que aún me queden muchos por escribir y que el resultado sea todo lo digno que se merecen mis lectores. Pero por muchos que escriba, siempre recordaré que La sangre de los crucificados fue la primera novela. Y que gracias a ella y a su protagonista, el doctor Zúñiga, pude hacerme un pequeño hueco en el mundo editorial, tan complicado y a la vez tan apasionante.
No voy a negar que me reconforta leer reseñas de La ciudad de los ojos grises, especialmente cuando son benevolentes e, incluso, generosas con ella. Pero que a estas alturas aún aparezcan reseñas de La sangre de los crucificados, como esta del blog Las lecturas de Shaka (a quien dedico esta entrada), me hace sonreír.
Y es que de alguna manera, confío en que algunos de los lectores de mi última novela, terminen por descubrir a don Fernando de Zúñiga.

domingo, 23 de septiembre de 2012

sábado, 22 de septiembre de 2012

A Roma con amor

Esta tarde he regresado a Roma de la mano de Woody Allen. A Roma con amor no es una de sus mejores películas, pero el maestro ha dejado pinceladas de su genio. Desde luego, después de Midnight Paris había dejado el listón muy alto.  
Pero lo que sí creo es que ha sido capaz de retratar estupendamente la ciudad. En realidad, hay muchas Romas: la monumental, la clásica, la decadente, la de los pequeños detalles, la de sus rincones, la de sus gentes, la de quienes la visitan...   
Supongo que eso ocurre con otras bellas ciudades del mundo pero, en mi opinión, Roma encarna esa pluralidad como ninguna otra.  
 
Por eso, al regresar del cine, he repasado todas y cada una de las 140 fotos que tomé hace no mucho en la ciudad. Ya sé que no son muchas, pero prefiero encontrar la foto en el momento de disparar que luego seleccionar entre miles de disparos. 
Y aun así, luego me cuesta elegir aquellas que quiero mostrarles. Es verdad que han sido solo 140 y, sin embargo, en esta pequeña colección están recogidas muchas de las Romas de las que les hablaba hace un momento.
Hoy les muestro algunas fotos que tienen que ver con ese carácter que las fuentes imprimen a la ciudad.
Mañana serán otras... quizás las del carácter que le imprimen sus gentes.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Tertulia

La Asociación Cultural Alcázares Sevilla ha tenido a bien elegir mi última novela para su próxima tertulia literaria. Será un placer acompañar a sus miembros y a todo aquel que quiera acercarse. Se celebrará en el Círculo Mercantil (c/Sierpes nº 65) y la entrada es libre.

domingo, 9 de septiembre de 2012

martes, 4 de septiembre de 2012

Amazon

En este mes de septiembre se han publicado en versión Kindle La sangre de los crucificados y Muerte dulce, las cuales se pueden comprar por 4,49 euros cada una. 
También ha desembarcado en este mismo formato La ciudad de los ojos grises. Su precio actual es de 3,79 euros en Amazon España, Además, está disponible en Amazon USAAmazon AlemaniaAmazon FranciaAmazon Reino Unido o Amazon Japón.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Luna azul o luna traidora

Dado que no hay luna azul todos los días, la noche del 31 de agosto me dirigí, cámara y trípode en ristre al hombro, camino del Puente de Triana, donde es bien sabido que se puede contemplar uno de los paisajes más bonitos de España.
Algunos curiosos se paraban a tratar de ver en el visor de mi cámara si era capaz de captar parte de la belleza que se mostraba ante nuestros ojos. Tres chicas italianas me preguntaron por la distancia focal y velocidad con la que estaba disparando, una mujer embarazadísima quiso saber si había luna llena (le contesté que sí y que fuera paseando hacia la maternidad, por si las moscas) y una pareja de novios me dijo que la luna todavía no había cambiado de color y eso que habían oído que esa noche había luna azul.
Lamenté tener que explicarles que la luna no iba a tomar un tono azulado ni de coña y que se llamaba así a la segunda luna llena que se daba en un mismo mes, un fenómeno que ocurre cada varios años. La expresión Luna azul es la traducción de Blue Moon, a su vez una mala interpretación de Belawe mone, palabras de inglés medieval. Ya que belawe podía significar betray (traidor) y no blue (azul). Así pues, deberíamos hablar de una luna traidora que se llena cuando ya lo ha hecho anteriormente en ese mismo mes.
En cualquier caso, significó una excusa para fotografiarla en el cielo de Sevilla mientras las brisa del Guadalquivir nos acompañaba a mi cámara y a mí.